Blog

×

Aviso

JUser: :_load: non foi posíbel cargar o usuario do ID: 42
VenXul08

Unha vez un gran mestre dixo: “Facer ou non facer. Non serve intentar, so facer”. Non teñas medo. Que o medo non free as túas ideas. A arte de emprender é unha ardua tarefa que, co paso do tempo, gratifícache todo o que deches por levar a cabo unha idea na que crías e confiabas.


O pai da xestión empresarial, Peter Drucker, dixo unha vez que “onde hai unha empresa de éxito, alguén tomou algunha vez unha valente decisión”. Quero pensar que así naceu Qbitia, a empresa que dirixo, dende fai xa case cinco anos, xunto con tres compañeiros e amigos da Facultade de Física de Santiago de Compostela.


En liñas xerais, Qbitia é unha start-up fintech, desenvolvemos aplicacións informáticas para aquelas persoas que invisten nos mercados financeiros.


Toda empresa nace dunha idea, dunha necesidade e da posibilidade de poder cambiar o mundo que nos rodea. Mira ao teu redor. Segue mirando. Seguro que hai centos de cousas que che gustaría que cambiasen ou que mudasen a súa forma actual de ser.


A miña idea, a chispa que fixo que Qbitia nacese produciuse dese xeito. Fai uns 10 anos mergulleime no mundo dos investimentos. Isto máis que un traballo era case unha forma de vida, xa que non podía arredar os meus ollos das vinte pantallas nas que observaba a evolución en tempo real dos mercados. Decateime de que era preciso mudar este xeito de investir. Non podía ser que o “trader” tivese que vivir pegado a un monitor para saber cando poñer e quitar as súas ordes do mercado.


Esta idea, esta necesidade, foi evolucionando ata converterse nun pequeno proxecto, que, a base de dedicación e esforzo, converteuse nunha empresa. Sempre digo que Qbitia pasou do salón da casa de meus pais, aquí, en Pontevedra, a ser unha empresa con ampla vocación internacional, cunha estrutura de 25 persoas e oficinas en Pontevedra e Londres. Ata o momento acadamos financiación por valor de 1,5 millóns de euros e traballamos coas principais bolsas do mundo: Madrid, Londres, Nova York e Chicago.

 

Pero como saberedes todos aqueles que esteades emprendendo, o camiño ata aquí non é sinxelo. Precisas horas e horas de dedicación e, como adoito dicir, incluso tes que durmir negativo.

 

Como dixo Mark Twain, “un home cunha nova idea é un tolo ata que esta triunfa”. Para aproximarte ao éxito precisas ter alguén que te avale, que confíe e que lle mostre ao mundo que a túa idea é valida. Nós chamámoslle a este paso “buscar unha bandeira”.
Mais, quen podería ser a nosa bandeira? Estivemos dándolle voltas, moitas voltas, buscando ao noso mellor representante. Somos unha empresa de software que crea un produto para os mercados financeiros, así que, quen mellor para apoiar a nosa idea que BME, a bolsa española?


Preparamos todos e cada un dos detalles, ata os máis pequenos, para que, cando nos achegásemos á entidade, nada saíse mal. Creamos unha estratexia de aproximación, pulimos o noso “elevator pitch” (explicar a nosa empresa no que dura un conversa de ascensor) e, incluso, tiñamos un plan B por se todo o anterior fallaba.


Finalmente, conseguimos o respaldo de BME e, en 2014, o Palacio das Bolsa Madrid abriunos as súas portas para que puidésemos presentar o noso produto. Foi realmente emocionante ver como todos os monitores proxectaban o noso logo nunha sala na que se atopaban as principais empresas de inversión do país!

  

Unha vez que obtivemos unha bandeira nacional, decidimos “saltar o charco” e replicar esta estratexia a nivel internacional. Así, en 2015 firmamos un acordo de colaboración coa estadounidense CQG, empresa líder de software para bolsa, e con eles lanzamos a nosa plataforma Qcaid a nivel mundial.


Todo isto foi posible grazas a todos os traballadores que decidiron emprender con nós. Se mo permitides, quero volver a repetir un dos consellos que vos din na anterior edición do Pont-Up Store. O mais importante para emprender é facer o que che apaixona con xente boa, pero, sobre todo, boa xente. Un bo equipo fará que a túa idea chegue o máis lonxe posible.

 

Dende aquí, dende Pontevedra, debemos adoptar a cultura empresarial que impera en  Silicon Valley (California), berce do emprendemento, e decatarnos de que podemos facer cousas realmente importantes que poden chegar a empregarse e ser útiles en calquera parte do mundo. Podemos ter a nosa propia Galifornia.

 

So me queda animarvos a todos os que tedes unha idea a levala a cabo e convertela nunha empresa, nunha forma de vida.  

 

Recordade:  Think big, think global, pero cos pés na terra.

 

XovSet17

Esta semana hemos visitado a MICATON, una de las empresas participantes en la edición de 2014 de Pont-Up Store, y hemos tenido la ocasión de entrevistar a Mica y a Roberto. Queríamos conocer como les afectó a ellos nuestra feria, que les aportó y como ha ido su proyecto desde entonces.

¿Podríais explicarnos en qué consiste vuestro producto?

“El producto tiene una función muy sencilla. Da respuesta a algo que la industria lleva intentando solucionar un montón de años: cómo sujetar mejor los tornillos a la punta de los destornilladores. Mica y Luis han inventado MICATON que es un producto que se coloca en cualquier destornillador o en cualquier punta de atornillar, se pone en contacto con el tornillo y lo que hace es permitir que este se sujete. Con lo cuál tú puedes empezar a atornillar con una sola mano. Esta propuesta de valor, que es muy sencilla, soluciona un problema que tiene gente en todo el mundo.”

¿Cómo surgió MICATON?

“Antes de crear la empresa éramos dos amigos a los que, además de tener su trabajo, les gustaba hacer inventos. Un día decidimos sacar uno de nuestros proyectos adelante ya que, comparado con otros que habíamos estado realizando, lo consideramos muy simple.

Entonces decidimos crear el MICATON en 2010. Lo basamos en una patente sólida que garantizaba la protección del sujeta-tornillos.

Fuimos trabajando en ello, con muestras, con empresas importantes del sector industrial, y acabamos centrándonos en este producto.

En cuanto conseguimos tener el producto final fue cuando decidimos aumentar el personal de la empresa para abarcar todos los puntos, el financiero, el comercial, el administrativo, y entonces fue cuando nos unimos a Suma Importancia y a Manuel Montes.

A partir de ahí empezó la labor comercial y de fabricación. Ahora llevamos más de un año entre feria y feria.”

¿Qué representó Pont-Up Store en vuestra trayectoria?

“Pont-Up Store fue la primera feria en la que tuvimos oportunidad de probar el formato de producto que íbamos a utilizar delante de los clientes. Para nosotros fue un test genial.

Nosotros se lo recomendamos a todos los emprendedores que tengan un producto o que tengan un servicio ya que, la mayor parte de las veces, nos encerramos dentro de nuestra cueva a intentar mejorar nuestro producto, incluirle mejoras, hacerlo cada vez más bonito y atractivo y nos olvidamos de que realmente lo único importante es que el usuario esté dispuesto a pagar por el valor que nosotros le aportamos.

Para nosotros Pont-Up Store fue una experiencia genial, ya que nos permitió durante un par de días estar en contacto directo con los clientes. Nos permitió además algo que es muy importante para estos proyectos, que es hacer caja. Durante estos días pudimos vender nuestro producto a la gente que estuvo interesada y nos encontramos con que el ratio de presentación/venta fue extremadamente bueno. Esto nos dio un empujón de ánimo para entender que estábamos en el camino correcto.”

La importancia del feedback de Pont-Up Store

“Toda la información que nos dieron los clientes que compraron nuestro producto, todas esas ideas nos sirvieron para empezar a pensar en otras presentaciones distintas.

Para todas las personas que vayan a estar este año en Pont-Up Store y para todos los que vayan a participar en futuras ediciones, nosotros les recomendamos que diseñen estrategias para presentar su producto, independientemente de que lo tengan terminado o no, como si lo tuvieran hecho, que tengan contacto con el cliente.

Una cosa es desarrollar un producto o un servicio, y otra es descubrir como se vende. Hay ciertos detalles que hacen que algo se pueda vender y en una feria, el contacto directo con el público, te permite empezar a conocer si, lo que tu tienes, y la forma en la que lo estás llevando, es aceptado por el cliente y se puede vender. Se trata de un feedback muy importante.”

Dar a conocer el producto

“Hemos tenido mucha suerte, ya que este año nos concedieron el premio al mejor invento del año en la Feria Ferroforma, la segunda feria más importante de Europa, y eso nos ha dado un empujón muy importante de cara a dar a conocer nuestro producto.

Uno de los problemas que tenemos todas las personas que estamos trabajando con proyectos innovadores, con servicios que la gente todavía no conoce, es ese desconocimiento. Ferias como Pont-Up Store te ayudan a comunicar ese producto para que la gente lo conozca.

Lo único que podemos hacer es animar a todos los emprendedores a que participen en este Pont-Up Store y en las próximas ediciones.”

Páxina 2 de 2
Go to top